El Lolita, en los tiempos sin Lolita

Para consideración propia, no me considero Blogger, tal vez hace algunos años, ahora si al caso, tengo ideas fugaces; pero, me acordé de escribir cuando estaba mirando fotografías viejas, no impresas, recordaba viejos outfits lolita, y entré a mi clóset a ver que, de todo lo que había, ya no queda nada.

Cuando uno comienza en el Lolita, existe una necesidad urgente de conseguirlo todo; algo así como cuando uno empieza a hacer una colección de juguetes de Mc Donald's, o a atrapar todos los Pokemon que hayan disponibles en la App que acaba de salir, incluso es casi un ritual buscar los "elementos básicos para ser una Lolita": uno empieza diciendo que los zapatos negros Lolita combinan con todo y durarán muchos años, y lo hacen, sólo que uno no se prepara para botar esos zapatos. Ahora lo sé.


Mucha gente me preguntó el por qué de haber vendido casi todo mi clóset Lolita, pues de los casi 20 vestidos que tenía me han quedado tres, más uno comprado en Japón; ese viaje se llevó muchas cosas. Ahora, con el clóset Lolita vacío, rememoro ese inicio en el Lolita, cuando uno no tiene todo el combo completo, pero lo poco: llena el alma.
En eventos igualmente recientes, boté mis zapatos Lolita negros, quienes fueron los primeros que me acompañaron en el 2009, y a diferencia de unos rojos a los que les dediqué publicaciones, fueron desechados sin funeral alguno; no puedo vivir más pérdidas en mi vida. no quiero más pérdidas en mi vida. Del mismo modo, pero no tan importantes, se fueron unos zapatos rosados.

Escribo desde mi clóset, vacío para mi, con posibilidades dirían otros. Es una buena oportunidad para reconstruir, aunque no sé desde donde empezar. La última vez que había estado en mi ropa, había sentido que estaba finalmente llena, tenía todo lo que necesitaba; me arrepiento no haber conseguido otro misterioso vestido en Closet Child cuando fuí a Harajuku, ¡Y fuí dos veces!. Tengo telas para diseños bonitos, creo poder volver a conseguir algo de estabilidad, pero no sé cuánto me demore.
Intento no desesperarme, pero me desespero.

Abril 2016 - Harajuku
En otros momentos, probablemente pude haber sido más positiva y propositiva para comenzar la reconstrucción, pero la verdad, es que después de tenerlo todo, llegar a no saber realmente qué se tiene, es más incómodo de lo que parece. Mi clóset está incompleto, y puede ser por aquellos vestidos vendidos o por los zapatos botados; pero, mi clóset está incompleto, lo que me hace sentir que soy una Lolita incompleta.

No sé si alguien más tenga esta sensación de vacío y de ganchos sueltos en el clóset que fueron alguna vez el lugar de reposo de las experiencias personales o con amigas en el Lolita; estoy a favor de vender aquello que uno no usa, o que saber que se puede obtener algo de ese objeto en venta, pero recomendaría que a futuro, que si van a cambiar un todo por un algo: ojalá que realmente ese todo no se lleve la mitad de su identidad; a quienes tienen mis vestidos disfrútenlos tanto como yo los disfruté y gracias a esas compradoras pude conocer Japón; esto, esto sólo es un asunto que debo ver cómo solucionar.

¿Alguien tiene ideas?

Share this:

About Me:

Seobloggertemplates

C.S Periodista UPB. Est. Maestría en Literatura. Se habla Spanglish. Narradora de filosofía científica amateur. El asma no me dejó ser deportista. Se regalan experiencias personales, posturas y visiones del Lolita~♥

2 Comments:

  1. Camii!! Que DELICIA poder leerte nuevamente. Yo estoy pasando por una situación similar, si bien a diferencia tuya yo no he llegado al punto en el que estoy estable y lo tengo todo para venderlo y reiniciar, ya pase por el punto en el que estaba cero cómoda con lo que tenía y vendí todo lo que pude, mi closet actual cuenta con 4 vestidos, una blusa, 3 pares de zapatos y accesorios que me salvan la patria. Recomendaciones que pueda darte personalmente: ninguna, sigo batallando con el rumbo que quiero y no se si mis desiciones son acertadas. Pero el seguir como receta de cocina mi wishlist ha ayudado un poco además de pensar en que colores prefiero para no salirme de la paleta y el estilo (Classic). Además de que tengo algunas fotos de los modelos que puedo recrear con las telas que poseo y una carpeta de wardrobe donde incluyo fotos de mis prendas actuales con las que pienso adquirir de verdad (nada de compras por impulso) para ver si me convienen o no. Espero leerte pronto nuevamente y me alegra mucho que hayas podido ir a Japón con ese dinero :D
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Cami, me emocioné mucho cuando vi que habías escrito nuevamente en tu blog. Vaya, qué duro. Yo considero que todavía estoy en la etapa de conseguir cosas y completar mi wardrobe, todavía no se me pasa por la mente vender nada, es más, creo que mis prendas antes se deteriorarán por el uso que ser vendidas. Tanto porque me siento bien con ellas como porque no tendría idea de qué precio cobrar ni de cómo enviarlas a posibles compradores (soy una inútil XD). Lo que dices es algo muy profundo que creo que yo todavía no comprendo porque sigo siendo muy nueva en el Lolita. Siempre me admiran las Lolitas que llevan muchos años y que ya saben lo que quieren y lo que no quieren, y que realmente se piensan lo que entrará y saldrá de sus guardarropas. Me alegra muchísimo que hayas podido visitar Harajuku, eso es un sueño hecho realidad que seguro valió la pena. Lo único que puedo recomendarte es que busques inspiración dentro de lo que te apasione del Lolita y lo que te conmueva fuera de él para tratar de conciliar quien tú eres con lo que el Lolita tiene que ofrecer. Hacer un plan, seleccionar bien qué quieres, adquirir solo eso y ahorrar poquito a poco, ir con calma, no hacer nada por impulso. Siempre que quiero hacer una compra me doy como una semana de enfriamiento para pensar si realmente quiero eso o si necesito algo más. Eso me ayuda a tomar buenas decisiones. Bueno, ya escribí demasiado. ¡Saludos y suerte con tu futuro, tanto en el Lolita como en lo personal!

    ResponderEliminar